miércoles, 10 de mayo de 2017

El Pueblo



¡NOSOTROS EXIGIMOS!
El pueblo alemán (Los Pueblos del Mundo) es (son) un pueblo de esclavos. En materia del derecho de gentes ocupa una categoría inferior a la de la última colonia de negros en el Congo. Se nos han quitado todos los derechos de soberanía, y ahora somos lo suficientemente buenos para el capital bursátil como para llenarle sus bolsas de dinero con plata de intereses y porcientos. Esto y no otra cosa es el resultado de una historia heroica de muchos siglos.

¿Hemos merecido esto? ¡No! ¡No! Por eso exigimos: que se proclame la lucha contra este estado de oprobio y miseria;que los hombres, en cuyas manos entregamos nuestro destino, tengan por justo cualquier, pero cualquier medio para romper las cadenas de la esclavitud. En nuestro pueblo hay tres millones de seres humanos a quienes se les niega trabajo y pan. Los hombres públicos, es verdad, pretenden ocultar con engaño este estado deplorable.

Hablan de saneamiento y franjas luminosas en el horizonte, y mientras a ellos día a día les va mejor, a nosotros día a día nos va peor. Cada vez más se desvanece la ilusión de libertad, paz, y pan, que se nos mostró con engaño cuando quisimos tomar en nuestras propias manos nuestro destino. El derrumbe total de nuestro pueblo será el final de esta política irresponsable.

Por eso exigimos: para todo alemán productivo el derecho al trabajo y al pan. Mientras el soldado del frente defendía con su vida a la Patria en las trincheras, vino un cualquier mal negociante judío y le quitó casa y campo. Ahora el judío está sentado triunfante en los palacios; y el proletario, el combatiente del frente, vive miserablemente en covachas, para las cuales la palabra “habitación” no cuadra. Esto no es ni necesario ni inevitable, esto es una injusticia que clama al cielo.


Un gobierno que mira esto pasivamente no sirve y debe desaparecer. Cuanto antes tanto mejor para nosotros. Por eso exigimos: vivienda para los soldados y para los trabajadores alemanes. Si falta dinero para construir, entonces echar fuera del país a los intrusos, para que los alemanes puedan vivir sobre el suelo alemán. Nuestro pueblo crece, otros pueblos desaparecen.


Significa el fin de nuestra historia si mediante una moral cobarde, podrida, se nos quita la nueva generación que será llamada alguna vez a terminar nuestra misión ante la historia. Por eso exigimos: tierra, sobre la cual crezcan granos, para alimentar a nuestros hijos. Mientras soñábamos y dormíamos o perseguíamos extrañas quimeras irrealizables, se nos ha robado nuestro patrimonio.


Se afirma hoy que esto fue un fenómeno fatal. Pero ello no es así: el dinero sólo pasó de los bolsillos de los pobres a los de los ricos. ¡Esto es engaño, desvergonzado y vil engaño! Sobre esta situación de pauperización triunfa un gobierno que en el interés del orden y la tranquilidad no se puede caracterizar más perfectamente. Si representa intereses alemanes (del Pueblo) o más bien los intereses de nuestros verdugos capitalista, decidir al respecto lo dejamos a cada cual.


Nosotros, empero, exigimos un Gobierno de trabajo nacional, hombres de Estado que sean hombres y para quienes la creación de un Estado alemán sea objetivo y razón de su política. Todos tienen algo que decir en Alemania (en cada Nación), el judío, el francés, el inglés, la Liga de las Naciones, la Conciencia Universal y el diablo sabe quién más... Solamente el trabajador alemán (de cada país) no.

Debe agacharse y trabajar.

Cada cuatro años elige de nuevo a sus verdugos y cada vez todo queda como era antes. Esto es injusticia y engaño. Esto no necesitamos sufrirlo ya más. Tenemos el derecho de exigir que en Alemania (en cada Pueblo) sólo tenga algo que decir quien como alemán colabora en la existencia del Estado, y cuyo destino está encadenado al destino de la Patria, en la fortuna y en la adversidad. Por eso exigimos: ¡Destrucción del sistema de explotación! 
¡Que venga el Estado de los Trabajadores Alemanes! ¡Alemania para los alemanes!
(25-VII-1927)
Dr. Paul Josef Göbbels; del periódico "Der Angriff".

No hay comentarios:

Publicar un comentario