lunes, 19 de diciembre de 2016

Las Moscas




Las moscas creen que el simple hecho de volar las convierte en aves. Desconocen o desestiman su condición de insectos repugnantes. Tienen verdadera pasión por su festín cotidiano de basura y excrementos, se posan alegremente una y otra vez sobre el estiércol y sobre todo aquello que se esté pudriendo irremediablemente. Son molestas, irritan, imponen su presencia y contaminan todo lo que tocan. También acostumbran sembrar sus huevos en las heridas abiertas para que sus crías se alimenten del que sufre. Ninguno de sus múltiples ojos les sirve para ver con claridad y golpean una y otra vez su cabeza contra los cristales. Mueren tan estúpidamente como han vivido. Las moscas se parecen enormemente a algunas personas.


Autor: Alejandro Ippolito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario